Adaptación de los negocios tradicionales a las nuevas tecnologías

Pese a que Internet lleva varias décadas entre nosotros, no ha sido hasta la aparición de las redes sociales y el auge de los dispositivos móviles cuando éste ha supuesto una verdadera revolución en el modo de interacción entre consumidores y empresas u organizaciones. Es evidente que el primero ha ganado protagonismo y cada vez se encuentra más cómodo usando dispositivos digitales. En este sentido, cabe preguntarse si esto supone el fin de los negocios tradicionales o la adaptación de estos a las nuevas tecnologías.

Negocios tradicionales y tecnología

Negocios tradicionales y tecnología

Uno de los sectores en los que más se ha percibido este cambio es en el de las compras. Cada vez son más los comercios que han decidido abrirse al exterior a través de e-commerces que, como ya sabemos, permiten adquirir objetos de todo tipo. Su éxito es toda una realidad y las cifras demuestran que las ventas a través del comercio electrónico aumentan cada año. Esta creciente tendencia de las tiendas online provoca la necesidad destacar aquello que nos diferencia y que la tecnología nos permite potenciar. Marcas de bolsos como Lacambra o Paula Franco son conscientes de ello, por eso, su web no sólo es un sitio de compra, sino también el lugar donde sus usuarios muestran su personalidad, diseñando parte del bolso que van a adquirir.

Otro de los sectores que mejor ha sabido adaptarse a esta “revolución” es el de la restauración, líder en acciones de social media. La mayoría de ellos han encontrado en las  reservas online y códigos promocionales uno de sus principales atractivos, no obstante, el abanico de posibilidades que se les presenta es inmenso. De esto sabe mucho El rancho Madrid, un restaurante argentino cuya web y gestión de redes sociales es toda una experiencia para el usuario.

Resulta evidente que, uno de los hechos que más ha favorecido a este tipo de acciones es la movilidad de los usuarios, quienes pasan horas conectados a diferentes terminales y apenas pueden ir a comprar o hacer una reserva. Esta falta de tiempo, como vemos, ha aumentado la creatividad de muchos empresarios que han decidido adaptarse a estos nuevos hábitos y ser ellos los que van al cliente y no al contrario, como se venía haciendo anteriormente.

Portales como eDarling o Meetic son una muestra clara de este proceso de cambio que estamos viviendo. Estos no son más que el resultado de esa falta de “minutos u horas” al día para salir a conocer a gente. Gracias a estos portales, cualquier persona que haya dejado su perfil, puede recibir sugerencias de posibles candidatos/as que le puedan interesar como pareja. Estas webs son ejemplo de cómo hábitos tan antiguos e instaurados en nuestra cultura han sabido adaptarse a las nuevas prácticas sociales gracias a la tecnología.

En este mismo sentido, resulta evidente que las personas que están trabajando, y sobre todo aquellas cuya jornada laboral les impide ajustarse al horario comercial (tiendas, bancos, centros médicos…), siempre han visto en Internet un canal fundamental para acceder en cualquier momento. El sector de la salud, pese a ser uno de los más reacios a este tipo de prácticas y uno de los que más nos afecta, poco a poco se ha ido introduciendo en este tipo de proyectos que permiten que cualquiera pueda hacer pequeñas consultas a través de la red. Saluspot, “consultas médicas online”, es una de las empresas pioneras en salud 2.0.

Consultas psicológicas online. Alphil

Consultas psicológicas online. Alphil

En Captative tuvimos la oportunidad de trabajar en una idea similar hace unos meses. Alphil Psicólogos Online posibilita que cualquier usuario pueda realizar una consulta psicológica desde su propia casa, a través de un sistema de videoconferencia, disponible para cualquier dispositivo móvil. Un modo accesible e igual de efectivo que una visita normal. Para poder hacer uso de este servicio, lo único que se necesita es tener instalado SKYPE y concertar una cita (a través de su página web). Tú eliges el horario, la tarifa y la especialidad.

Como vemos, la tecnología, y en especial Internet, no están provocando la desaparición de negocios o servicios tradiciones, sino que están favoreciendo su integración en los nuevos hábitos de conducta. Es el momento de que lo veamos como un complemento y no como una amenaza. Cualquier idea que tengas o servicio que quieras prestar se puede trasladar a la red. Seguro que hay muchos usuarios esperándolo y deseando hacer uso de él.

Y recuerda, quien no se adapta, no sobrevive.

 

 

Esta entra ha sido posteada en Varios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>