Consejos para diseñar una newsletter

Como ya hemos comentado en alguna ocasión, conseguir que los usuarios abran un correo electrónico procedente de una campaña de email marketing es una tarea complicada. En post anteriores, os hemos ofrecido algunos consejos con los que mejorar la tasa de apertura y alcanzar los objetivos propuestos. Pero de nada sirve seguir esas pautas, si no se gestiona adecuadamente la base de datos o se descuida el diseño de la newsletter.

Para evitar que esto suceda, en este post queremos ofreceros una serie de recomendaciones que os serán de gran utilidad.

Newsletter

Newsletter

Cómo diseña una newsletter

Uno de los primeros puntos que se debe tener en cuenta es el contenido que se va a mostrar y a qué tipo de público va dirigida, ya que esto influirá determinantemente en el diseño. No es lo mismo una newsletter con carácter informativo, que otra que pretenda captar toda la atención visual.

Una vez definido este punto, debemos proceder a su maquetación. Aunque para ello podemos utilizar cualquier programa, como puede ser Illustrator, Photoshop o QuarXpress, es importante saber que lo ideal es que ésta sea finalmente programada en HTML y que tiene un diseño responsive. De este modo, te asegurarás que se ve en cualquier soporte y que el usuario no abandonará por este motivo.

Aunque haya sido creada con este lenguaje de programación, hay elementos que es aconsejable que no se incorporen, ya que pueden provocar errores de carga. Aquellos que principalmente debemos evitar son: los vídeos, animación flash y el uso excesivo de CSS. En este tipo de acciones, es mejor recurrir a imágenes y textos planos, ya que dan agilidad durante el proceso de carga y son altamente compatibles. Además, deben estar dispuestos de forma clara, para que el usuario pueda captar el mensaje que se le quiere transmitir en un solo “golpe de vista”.

En relación a la tipografía del contenido, se deben utilizar aquellas que se definen como “estándar” para la mayoría de los sistemas operativos. Así, ganarás seguridad y evitarás que alguno de los caracteres se muestre como un símbolo extraño. Las más comunes son: Arial, Verdana, Georgia, Times New Roman, Courier o Comic Sans, entre otras.

Otro de los aspectos que no debes descuidar son las “llamadas a la acción”, es decir, aquellos botones que tienen como objetivo que el receptor haga algo: comprar, entrar a una web, inscribirte a una actividad…En muchos casos son la parte principal de la newsletter, por ello, debes descuidar su ubicación y comprobar que realmente funcione el link. Aquí también se incluyen los botones de las redes sociales, con el fin de animar a los participantes a que compartan el contenido con sus seguidores.  Estas “llamadas a la acción” son, además, muy importantes a nivel de métrica, ya que permiten conocer el número de visitas que proceden de este canal.

Para evitar que el usuario se quede sin poder ver el contenido o ante la duda de que pueda haber algún tipo de carga en la newsletter, se debe incluir un link que redirija el contenido al navegador de Internet. Éste se debe situar en un lugar visible, generalmente en la parte superior bajo el texto “Si no puede visualizar este mensaje, piche aquí”, y lincar al contenido que se ha publicado en la web, relacionada con ella.

Finalmente, no se deben olvidar una mención a la LOPD (Ley orgánica de protección de datos), en la que se incluya una nota legal haciendo referencia al derecho de los usuarios a acceder a ellos, modificarlos o cancelarlos.

Si tras leer esto crees que a tu newsletter le hace falta un cambio, llámanos y te ayudaremos a mejorarla.

¡Feliz jueves!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>